En el viaje que hacen los pensamientos desde la mente a la realidad, es inevitable que pierdan gran parte de su esencia, y sin embargo, nos esforzamos en darles forma convirtiéndolos en algo absurdo. Como en absurdo se convierte el lugar en donde los escribimos. Pero lo maravilloso es que, siendo absurdo pueda llegar a ser.

Ask Archive RSS